jueves, 30 de julio de 2009

Mi Musa

La Barcelona de Gaudi
nos cruzo en la misma dirección.
Hechizando mi corazón
envuelto en telarañas
sacandome una sonrisa
que tenia congelada.

En el Sur te recordé
con una paloma mensajera como aliada
te lo hice saber.

Mi espejo no me reconocía
Me daba por muerto.
pero tus manos me rescataron
de mis pánicos ahogados
en un oscuro jardín
de rosas en luto
por la ausencia del sol.

Yo exploraba tu belleza
mientras dormías
y mi piel ardía de emoción.

Mis mañanas se llenaban
de resplandores incesantes
que se exhibían por la ventana.

De tu mano no existían los horarios
los lugares se engalanaban
con tu centelleante sonrisa
y mi alma saltaba
como un delfín en el medio del mar.

Para M.M.B

De: Andrés Belalba

No hay comentarios:

Publicar un comentario