martes, 22 de septiembre de 2009

Otoño

Llega el otoño
las ramas de los árboles
se desnudan sin pudor

Las hojas caducan
y caen silenciosamente
paseándose por la ciudad
remolcadas por una brisa complice

Llega el otoño
el cielo se entristece
como un niño solitario

El suelo humedecido
desprende el olor de la nostalgia

Llega el otoño
la tímida luz del sol
roza mi pálido rostro

Tu sombra ya no arropa
mi titubeante transitar

Andrés Belalba

No hay comentarios:

Publicar un comentario