miércoles, 15 de agosto de 2012

Para que nos encontraramos

Para que nos encontráramos
Me aprendí de memoria el alfabeto de los pájaros
y así descubrir tu dirección.
Violé las líneas divisorias del mar.
Te hice un rincón en el lugar donde la palabra resiste.
Aposté en la misma mesa donde lo había perdido todo.

Para que nos encontráramos
Tuve que formar parte de la Revolución de los sueños posibles.
Entrené con mucha disciplina mis ojos en la niebla.
Desenmascaré a millones de espejos.
Escalé la montaña incalculable de lo que pudo haber sido.

Para que nos encontráramos
Pedí una orden de alejamiento contra la soledad.
Entregué mi nada como garantía de este triunfo de los dos.
Construí melodías con restos de acordes rotos.
Intenté descifrar la parte legible de tu mirada

Para que nos encontráramos
Renuncié moralmente a la humanidad.
Te guardé un espacio legítimo en mis poemas.
Me comprometí en la misión compleja y decisiva que fue encontrarnos.



Andrés Belalba


No hay comentarios:

Publicar un comentario